Impactos ambientales

Impactos ambientales

Cuando el ser humano realiza determinadas acciones sobre el medioambiente, tienen un impacto. Este impacto puede ser negativo o positivo, aunque la propia palabra “impacto” haga parecer que es algo negativo. Si la acción que hacemos sobre el medioambiente es algo que lo beneficia, será positivo. Si por el  contrario, contamina, lo degrada y, en general, lo está perjudicando, diremos que es negativo. Es así como vamos a tratar en este artículo todo lo relacionado con los impactos ambientales.

Impactos ambientales negativos

Vamos a empezar describiendo cuáles son los impactos ambientales que perjudican gravemente al medioambiente y a la salud humana. Aquí no estamos hablando solamente de daños en plantas y animales, sino que estos impactos también tienen efecto en los seres humanos. Normalmente, las decisiones que se toman para reducir los impactos ambientales negativos son más para proteger la salud humana que para proteger el medio natural.

Las principales consecuencias que tienen estos impactos son la contaminación del planeta en general. Podemos ver contaminación de aguas, suelos, aire, destrucción de ecosistemas, fragmentación de hábitats, etc. Todo ello desemboca en el incremento de enfermedades, pérdida de biodiversidad y problemas de salud tanto en flora y fauna como en humanos.

Impactos ambientales negativos

Según el tiempo y su efecto, estos impactos ambientales negativos se clasifican en:

  • Temporales. Son impactos que tienen un efecto a corto plazo. Ante estos efectos, el medio puede recuperarse por sí solo.
  • Persistentes. Por el contrario, tienen un efecto a largo plazo y duraderos en el tiempo y el espacio. Son más difíciles de tratar.
  • Irreversibles. Como la palabra lo indica, tienen tal magnitud que generan  un impacto permanente en el medio y en los seres vivos que se encuentra en él.
  • Reversibles. Es un impacto del que el medio natural se podría recuperar (aunque no del todo) tanto a corto, como a medio y largo plazo.